Con el Método Feldenkrais puedes conseguir una REHABILITACIÓN FUNCIONAL. Puedes mejorar tus lesiones al mismo tiempo que integras la acción y el movimiento. Solamente con aprendizaje, en un entorno de suavidad, puedes acompañar tu recuperación. Es una herramienta interesante una vez terminada la rehabilitación con tu especialista, o si lo recomienda, acompañando tu proceso. Puede realizarse en forma individual (IF) o de forma grupal (ATM).​

Sabemos que, luego de un incidente, operación o trauma, es necesario mejorar. No se puede estar exactamente igual que antes. Muchas veces los tratamientos se centran en el lugar exacto del problema. Por ejemplo, un hombro. Se trabaja esa parte, de desinflama, se tonifica, se estira, se mueve, se aplican masajes y otras técnicas. Una vez conseguida la recuperación es muy importante integrar la parte recuperada a la acción, a su función. ¿Está organizado tu hombro con tu movimiento? ¿puedes desenvolverte con facilidad en tu vida cotidiana? Si hubo dolor, compensaciones… ¿Cómo dejas de compensar ahora? Muchas veces “el hombro está bien” pero no está integrado al sistema nervioso. Como si nuestro cerebro no supiera aún que ya puede usar el hombro, que ya no hay peligro, que puede perder el miedo. Esto que escribo no sorprende a nadie, quedan miedos, miedo a la caída, miedo a mover, a que duela, miedo a que “alguien me toque”. Asómate a la propuesta Feldenkrais, será fácil para ti descubrir si es una herramienta interesante para ti.

​© 2018 by Adriana Sidicaro

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now