La educación funcional del Cantante está basada en una clara jerarquía de las distintas funciones. Las funciones parciales tales como la respiración, articulación, resonancia… Se adaptan a la función de la laringe, en forma flexible y diferenciada. La "tendencia inspiratoria" durante el canto, evita la utilización activa de los músculos espiratorios, de modo que el cuerpo queda libre y flexible para su expresión emocional. El desarrollo de la voz, guiado de este modo, lleva a una progresiva apertura, sensibilidad, movilidad y equilibrio, lo que motiva al alumno a continuar su ejercitación diariamente, por su cuenta, ya que le produce bienestar y le permite crecer como cantante.

Renata Parussel.

​© 2018 by Adriana Sidicaro

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now